Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2017

Descubren sistema planetario similar al nuestro

Hallados mundos templados similares a la Tierra en un sistema planetario extraordinariamente rico.
¿Podríamos algún día, aspirar a viajar allá y colonizarlo? Pido mano.


Europa / ciberpasquinero

Los astrónomos han descubierto un sistema de siete planetas del tamaño de la Tierra a sólo 40 años luz de distancia. Utilizando telescopios basados en tierra y en el espacio, incluyendo el VLT (Very Large Telescope) de ESO, todos los planetas fueron detectados cuando pasaban delante de su estrella, la estrella enana ultrafría conocida como TRAPPIST-1.
 Según el artículo que aparece hoy en la revista Nature, tres de los planetas se encuentran en la zona habitable y podrían albergar océanos de agua en sus superficies, aumentando la posibilidad de que el sistema pudiese acoger vida. 
Este sistema encontrado tiene tanto el mayor número de planetas del tamaño de la Tierra como el mayor número de mundos que podrían contar con agua líquida en sus superficies.
Utilizando el telescopio TRAPPIST–Sur, instalado en el Observatorio La Silla, el Very Large Telescope (VLT), en Paranal, y el telescopio espacial Spitzer de la NASA, así como otros telescopios del mundo, los astrónomos han confirmado la existencia de, al menos, siete pequeños planetas orbitando la estrella enana roja fría TRAPPIST-1. Todos los planetas, nombrados como TRAPPIST-1b, c, d, e, f, g y h, en orden creciente de distancia de su estrella, tienen tamaños similares a la Tierra.
Los astrónomos observaron los cambios en la emisión de luz de la estrella causados por cada uno de los siete planetas que pasan delante de ella — un evento conocido como tránsito — y esto les permitió extraer información acerca de sus tamaños, composiciones y órbitas [4]
Descubrieron que, al menos los seis planetas interiores, son comparables a la Tierra en cuanto a tamaño y temperatura.
El autor principal, Michaël Gillon, del Instituto STAR en la Universidad de Lieja (Bélgica) está encantado con los resultados: "Se trata de un sistema planetario sorprendente, no sólo porque hayamos encontrado tantos planetas, ¡sino porque son todos asombrosamente similares en tamaño a la Tierra!".

Con tan solo el 8% la masa del Sol, TRAPPIST-1 es muy pequeña en términos estelares (solo un poco más grande que el planeta Júpiter) y, aunque está relativamente cerca de nosotros, en la constelación de Acuario (el aguador), es muy tenue. 
Los astrónomos esperaban que este tipo de estrellas enanas pudieran albergar muchos planetas del tamaño de la Tierra en órbitas apretadas, convirtiéndolas en objetivos prometedores para la búsqueda de vida extraterrestre, pero TRAPPIST-1 es el primer sistema de este tipo descubierto.
El coautor Amaury Triaud amplía la información: "La emisión de energía de estrellas enanas como TRAPPIST-1 es mucho más débil que la de nuestro Sol. 
Para que hubiera agua en sus superficies los planetas tendrían que estar en órbitas mucho más cercanas que las que podemos ver en el Sistema Solar. 
Afortunadamente, parece que este tipo de configuración compacta ¡es lo que estamos viendo alrededor de TRAPPIST-1!".
El equipo determinó que todos los planetas del sistema son similares en tamaño a la Tierra y a Venus, o un poco más pequeños. 
Las mediciones de densidad sugieren que, al menos, los seis planetas de la zona más interna son probablemente rocosos en su composición.

viernes, 17 de febrero de 2017

Nuevos datos de dos asteroides lejanos apuntan al posible “Planeta Nueve”

Tras observarlos por primera vez mediante espectroscopía con el Gran Telescopio CANARIAS, las propiedades dinámicas de este par de asteroides sugieren un posible origen común y apuntan a la existencia de un planeta más allá de Plutón, el denominado “Planeta Nueve”.
Click para ampliar imagen

España / ciberpasquinero
En el año 2000, se descubrió en nuestro sistema solar el primero de una nueva clase de objetos lejanos, orbitando alrededor del Sol más allá de Neptuno: los “objetos transneptunianos extremos” (ETNOs, por sus siglas en inglés). 
Sus órbitas están muy alejadas en comparación con la terrestre.
Nosotros orbitamos al Sol a una distancia media de una unidad astronómica (UA, 150 millones de km) y los ETNO lo hacen a más de 150 UA. Para hacerse una idea de su lejanía, la órbita de Plutón se encuentra a unas 40 UA y lo más cerca que pasa del Sol (perihelio) son 30 UA.
Este descubrimiento marcó un punto de inflexión en el estudio del Sistema Solar exterior y, hasta la fecha, se han identificado un total de 21 objetos transneptunianos extremos.Recientemente, varios trabajos han sugerido que las propiedades dinámicas de los ETNO podrían explicarse mejor si existiese uno o más planetas de varias masas terrestres orbitando a cientos de unidades astronómicas.En concreto, en el año 2016, los investigadores Brown y Batygin usaron las órbitas de siete de estos ETNO para predecir la existencia de una supertierra, girando en torno al Sol a unas 700 UA, en el rango de masas de planetas subneptunianos.
A esta idea se la conoce como la hipótesis del Planeta Nueve y es uno de los temas de actualidad en el campo de las ciencias planetarias. 
Sin embargo, debido a su lejanía, la luz que nos llega de estos cuerpos es muy débil y, hasta hoy, de los 21 objetos transneptuanianos extremos conocidos, sólo uno, Sedna, había sido observado mediante espectroscopía.Ahora, un equipo de investigación liderado por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, ha dado un paso más para caracterizar físicamente estos cuerpos y confirmar o refutar dicha hipótesis mediante el estudio de dos de ellos.Los científicos han llevado a cabo las primeras observaciones espectroscópicas de 2004 VN112 y 2013 RF98, ambos particularmente interesantes desde el punto de vista dinámico, pues sus órbitas son casi idénticas y sus polos orbitales presentan una separación angular extremadamente pequeña.
Esto sugiere un origen común y sus órbitas actuales podrían ser resultado de una interacción en el pasado con el hipotético Planeta Nueve.

lunes, 6 de febrero de 2017

Que los padres no den juguetes bélicos a sus hijos

Es mejor formar a los menores con juguetes pacíficos y que fomenten sus conocimientos, subraya la titular del (CENEPRED), Pilar Abreu Vera


México / ciberpasquinero

En la reconstrucción de la tranquilidad de la sociedad es fundamental la formación que reciben los menores, por lo que es muy importante que los padres de familia den a sus hijos juguetes pacíficos y que fomenten sus conocimientos en lugar de juguetes bélicos que promuevan la violencia, destacó la directora del Centro Estatal de Prevención del Delito y Participación Ciudadana (CENEPRED), Pilar Abreu Vera.
Al comentar que el área a su cargo acude a las comunidades para cambiar juguetes bélicos por otros de tipo educativo, la servidora pública insistió en que los juguetes deben servir para fomentar la creatividad y el desarrollo físico e intelectual de los menores, porque eso se verá reflejado en personas de paz.

Que aprendan
"Queremos que las niñas y niños jueguen, se diviertan y aprendan, no que hagan cosas violentas ni que hagan daño a otros niños", dijo junto a Fernando Vázquez Rosas, titular de la Unidad Especializada en temas de seguridad.
Abreu Vera expuso que en días pasados acudieron a las comunidades de Amado Gómez, La Lucha, Libertad y 16 de Septiembre del municipio de Cunduacán, donde en un ambiente de alegría y diversión, las niñas y niños canjearon sus juguetes bélicos por juguetes didácticos, como parte de la campaña de Cultura de Paz.

Juguetes musicales
Comentó que en aquellas comunidades entregaron juguetes musicales, de destreza numérica y para aprender el alfabeto, los cuales cambiaron por más de 200 juguetes bélicos como pistolas, rifles de madera, cuchillos de plástico e incluso un bisturí real que portaba uno de los menores.
"De esta manera se fomenta en la niñez la cultura de paz desde temprana edad, previniendo la repetición de conductas violentas o delictivas", explicó la titular de CENEPRED al mencionar que en aquellas comunidades igual se impartió una conferencia de cultura de paz y se contó con payasos que animaron a los menores.


--
Somos
Ciberpasquinero

domingo, 5 de febrero de 2017

Mecatrónica mexicana en ascenso


Mecatrónica mexicana en ascenso


El ingenio de la juventud mexicana ya lleva un par de años ganando competencias tecnológicas internacionales en temas como robótica, incluso en la propia NASA
Por ello, la Agencia Espacial Mexicana (AEM), organismo descentralizado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), firmó un convenio de colaboración con la institución de educación superior tecnológica más grande de nuestro país, el Tecnológico Nacional de México (TecNM), órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública (SEP).
Éste fue firmado por los Directores Generales de la AEM y el TecNM, Javier Mendieta Jiménez y Manuel Quintero Quintero, respectivamente, además del Coordinador General de Formación de Capital Humano de AEM, Carlos Duarte Muñoz, y la Secretaria de Extensión y Vinculación de TecNM, Ofelia Angulo Guerrero.
Este convenio reconoce y se suma a este inspirador impulso que tienen las nuevas generaciones, que serán las que consolidarán el sector espacial de nuestro país”, reconoció Mendieta, así como a la destacada labor del TecNM.

Sumar esfuerzos
Por su parte, Quintero Quintero se congratuló con la firma del instrumento, que permitirá establecer mecanismos de cooperación y sumar fuerzas para impulsar el desarrollo del sector espacial del país en beneficio de la sociedad, al tiempo que refrendó el profundo compromiso de su institución y del Gobierno Federal con la educación de calidad.
Destacó que el TecNM está constituido por 266 instituciones, que atienden una población escolar de más de medio millón de estudiantes en licenciatura y posgrado en todo el territorio nacional, quienes con su entusiasmo significan un gran potencial de impulso tecnológico y científico para el sector aeroespacial, el que a su vez es una de las grandes fortalezas de nuestro país.

Grandes retos
Los presentes coincidieron en que en esta época de grandes retos, es estratégico reforzar los sectores que hoy ya crecen a dos dígitos, como el de Telecomunicaciones, Aeroespacial y de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC´s), ya que justamente al converger estos tres en el sector espacial, allí hay una gran veta de oportunidad para las nuevas generaciones.
El talento de los ingenieros mexicanos ya es reconocido en todo el mundo, así como el ingenio de los jóvenes en materias innovadoras como la mecatrónica y robótica, por lo que este convenio potenciará acciones como el intercambio estudiantil, transferencia de tecnología y emprendimiento con otros países tecnológicamente desarrollados, como por ejemplo Japón, concluyó Mendieta.

miércoles, 1 de febrero de 2017

"Continente perdido" encontrado en Mauricio

Un trozo de continente cubierto de lava es un antiguo remanente, que quedó de la desintegración del supercontinente Gondwana, que comenzó hace unos 200 millones de años.
Los científicos han confirmado la existencia de un "continente perdido" bajo la isla del Océano Índico de Mauricio que fue abandonada por la desintegración del supercontinente Gondwana, que comenzó hace unos 200 millones de años.


Mauricio, Wits University / ciberpasquinero

El pedazo de corteza, que fue posteriormente cubierto por lava joven durante las erupciones volcánicas en la isla, parece ser una pequeña pieza del continente antiguo, que se interrumpió de la isla de Madagascar, cuando África, India, Australia y la Antártida se separaron y se formaron el Océano Índico.
Profesor Lewis Ashwal "Estamos estudiando el proceso de ruptura de los continentes, con el fin de entender la historia geológica del planeta", dice el geólogo Wits, el profesor Lewis Ashwal, autor principal en el papel "zircones arcaicos en el Mioceno oceanic hotspot rocks Antigua corteza continental debajo de Mauricio ", publicado en la prestigiosa revista Nature Communications.
Ashwal y sus colegas Michael Wiedenbeck del Centro Alemán de Investigación para las Geociencias (GFZ) y Trond Torsvik de la Universidad de Oslo, científicos invitados de GFZ, han descubierto que el mineral, zircono, se encuentra en rocas arrojadas por lava durante las erupciones volcánicas. Que los restos de este mineral eran demasiado antiguos para pertenecer a la isla de Mauricio.
"La Tierra está formada por dos partes: los continentes, que son viejos y los océanos, que son" jóvenes ". En los continentes se encuentran rocas de más de cuatro mil millones de años de antigüedad, pero no encontramos nada parecido en los océanos, ya que aquí es donde se forman nuevas rocas ", explica Ashwal. "Mauricio es una isla, y no hay ninguna roca de más de 9 millones de años en la isla. Sin embargo, al estudiar las rocas en la isla, hemos encontrado zircones que son tan viejos como 3 mil millones años. "
Los cristales de tamaño variable de feldespato alcalino como el blanco grande en la parte inferior izquierda están alineados por flujo magmático. Un cristal de zircon grande aparece como el grano de colores brillantes justo a la derecha del centro. Zircones son minerales que se producen principalmente en granitos de los continentes. Contienen trazas de uranio, torio y plomo, y debido al hecho de que sobreviven muy bien al proceso geológico, contienen un rico registro de procesos geológicos y pueden fecharse con gran precisión.
"El hecho de que hayamos encontrado zircones de esta edad demuestra que en Mauricio existen materiales crustales mucho más antiguos que sólo pudieron originarse en un continente", dice Ashwal.


Esta no es la primera vez que zircones que son miles de millones de años se han encontrado en la isla. Un estudio hecho en 2013 ha encontrado rastros del mineral en la arena de la playa. Sin embargo, este estudio recibió algunas críticas, incluyendo que el mineral podría haber sido soplado adentro por el viento, o llevado adentro en los neumáticos del vehículo o los zapatos de los científicos.
"El hecho de que encontramos los zircones antiguos en la roca (trachyte de 6 millones de años), corrobora el estudio anterior y refuta cualquier sugerencia de zircones aerotransportados o transportados por las olas para explicar los resultados anteriores", agregó. Dice Ashwal.
Ashwal sugiere que hay muchas piezas de varios tamaños de "continente sin descubrir", colectivamente llamado "Mauritia", repartidos en el Océano Índico, dejados por la desintegración de Gondwanaland.
"De acuerdo con los nuevos resultados, esta ruptura no implicó una simple división del antiguo supercontinente de Gondwana, sino más bien una fragmentación compleja tuvo lugar con fragmentos de corteza continental de tamaños variables dejados a la deriva dentro de la cuenca del Océano Índico en evolución . "
Un trozo de continente cubierto de lava es un antiguo remanente, que quedó de la desintegración del supercontinente Gondwana, que comenzó hace unos 200 millones de años.
Los científicos han confirmado la existencia de un "continente perdido" bajo la isla del Océano Índico de Mauricio que fue abandonada por la desintegración del supercontinente Gondwana, que comenzó hace unos 200 millones de años.


Gondwanaland en el Triásico
Gondwanaland es un súper continente que existía hace más de 200 millones de años y que contenía rocas de 3,6 mil millones de años, antes de dividirse en lo que hoy son los continentes de África, América del Sur, Antártida, India y Australia. La división se produjo debido al proceso geológico de la tectónica de placas. Este es el proceso donde la cuenca del océano está en movimiento continuo, y se mueve entre 2 cm y 11 cm por año. Los continentes montan sobre los platos que componen el fondo oceánico, lo que provoca el movimiento de los continentes.

Mauricio
Conocida como un destino de vacaciones tropical, Mauricio es una isla volcánica, formada por la erupción de los volcanes a partir de hace unos nueve millones de años. La isla forma parte de una cadena de islas, formada por un hotspot estacionario (volcán), actualmente situado en la Isla de la Reunión. Originario de lo profundo de la tierra, el hotspot permanece estacionario mientras las placas tectónicas del océano se mueven a través de él, creando una cadena de islas volcánicas.